• Jaime Robles Rivera

Hace 281 años…!!!

Por: Jaime Robles Rivera



Un día como hoy, 24 de junio de 1740, nace Juan Ignacio Molina González; más conocido en el mundo (literalmente en el mundo) científico y religioso, como el Abate Molina.

Por ser el día de San Juan Bautista, sus padres le bautizan como Juan, e Ignacio, en honor al santo fundador de la Orden Jesuita.


Esto último lo agrego, porque los destinos de la vida, precisamente lo llevarán a encontrar su vocación en la vida, al alero del Colegio y Universidad que la Compañía de Jesús fundó en La Concepción de Penco, Colegio Seminario Convictorio San José y la Real y Pontificia Universidad Pancopolitana.


Desde el Maule, su tierra natal, en 1745, con apenas 5 años de edad llegará a Penco para iniciar sus estudios y formación espiritual; ya que sus padres, Agustín Molina y Francisca González, eligieron la mejor educación que en la época se podía recibir en el Chile Colonial.

En sus biografías, el Abate Molina señala :

“… a los cinco años cumplidos me dirigí a Penco, por orden de mi padre…”


Para tranquilidad de quienes leen este artículo, Juan Ignacio no llegó sólo a Penco; su padre lo acompañó, entregándolo al cuidado y formación de los religiosos jesuitas.

El Abate Molina, fue un destacado intelectual chileno del siglo XVIII; pero desarrolló gran parte de su obra científica en Bolonia, Italia, donde se radicó en 1767, luego de la expulsión de los jesuitas del territorio chileno, por orden de la corona española.


El exilio en Europa, le permitió a Juan Ignacio Molina, convertirse en una destacada figura académica y vincularse con los principales centros intelectuales de la época.

Obtuvo la cátedra de lengua griega en la antigua Universidad de Bolonia y de historia natural en el Instituto de la misma ciudad; también alcanzó el rango de miembro del Real Instituto Italiano de Ciencias, Letras y Artes y la alta dignidad de primer académico americano de la docta Academia del Instituto de las Ciencias.


Es autor de innumerables obras, traducidas en varios idiomas, con ediciones en Alemania, España, Francia, Estados Unidos e Inglaterra.

Toda una proeza, para los medios con que se contaba a fines del siglo XVIII y principios del XIX.


Entre sus más destacados trabajos se cuentan ;


"Elejias Latínas"

"Compendio de la Historia Geográfica, Natural y Civil del Reyno de Chile"

"Ensayo sobre la Historia Natural de Chile"

"Memorias de Historia Natural"

"Sobre la propagación del género humano en las diversas partes de la tierra"

"Analogías menos observadas de los tres reinos de la Naturaleza"


Estas dos últimas obras, publicadas en 1815, ubican a Juan Ignacio Molina, como un precursor del evolucionismo biológico moderno, adelantándose 44 años a la publicación en 1859, de “El origen de las especies”, de Charles Darwin (quien nos acompaña desde nuestra plaza de Penco, en una magnifica escultura en madera)

En Penco, un pasaje de la Población Lomas del Conquistador, recuerda y honra la memoria de El Abate Molina, quien dio y sigue dando fama a Chile, y quien tuviera en Penco sus primeros años de formación, desde 1745.

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo